EL PRODIGIOSO NACIMIENTO DE FERNANDO El CATÓLICO

      Comentarios desactivados en EL PRODIGIOSO NACIMIENTO DE FERNANDO El CATÓLICO

El personaje histórico que sería considerado por sus seguidores como Dios y fundaría una religión que, como la cristiana, ha marcado la historia de la civilización occidental, fue concebido, según los evangelios canónicos, de un modo prodigioso, pues una concepción sin intervenir varón, en una época tan alejada aún de los actuales procesos de inseminación artificial, constituye un suceso que excede los límites de la naturaleza. Ese embarazo excepcional desemboca, por tanto, en un nacimiento maravilloso que, ampliando el concepto de «mirabilia», introduce en el sistema cristiano el concepto sobrenatural del milagro. Con todo, en la venida de Jesús al mundo se sucedieron asimismo hechos portentosos: la predicción de una vida extraordinaria para el niño y su nexo con fenómenos pasmosos. El relato de los evangelios canónicos puede considerarse, no obstante, de enorme moderación si lo confrontamos con las deturpaciones y adherencias que empiezan con los evangelios apócrifos y siguen con el correr de los tiempos. Mas esta clase de prodigios ni son exclusivos ni siquiera pioneros en la historia de la humanidad, pues motivos y arquetipos similares se reiteran en distintas culturas, como testimonian en la antigüedad precristiana las biografías de Sri Krishna o de Buda; en la mitología clásica, los casos de Marte, Hércules, Minerva, Venus; en la hagiografía, los de una legión de santos (san Ambrosio, santo Domingo, santo Tomás de Aquino); en la literatura, los de célebres personajes (del rey Arturo a Amadís de Gaula o al Segismundo de La vida es sueño); e igualmente en la historia (Alejandro Magno, Octavio Augusto, Fernando III, Alfonso X, Cristóbal Colón). A partir de estos presupuestos, estudio el nacimiento de Fernando el Católico, contrastando las noticias concretas y documentadas, que se resumen en una carta original de su padre, quien en ese momento gobernaba como Juan I de Navarra, con los comentarios que se tejieron posteriormente, cuando Fernando se había convertido en uno de los más poderosos monarcas europeos. Entonces, en efecto, empiezan a tejerse consideraciones que dibujan un nacimiento contorneado de motivos excepcionales que afectan a la localidad en que vino al mundo, la ayuda sobrenatural que recibió su madre en el parto, los fenómenos maravillosos que se sucedieron en diversos puntos de la Corona de Aragón y las predicciones astrológicas que auguraban sus éxitos futuros. A ese diseño colaboraron autores tan distintos como Alonso de Palencia, Juan Barba, Andrés Bernáldez, Marineo Sículo y un anónimo carmelita napolitano, con lo que ese evento se puso a la cabeza cronológica de otras apreciaciones legendarias sobre su figura que se suman a las que se construyeron en torno al reino. Para examinar las causas de esa visión, examino después el tipo de relación que esos autores mantuvieron con el rey y el contraste con el relato que hacen del nacimiento de la futura reina Isabel, lo que, unido a otros hechos, me lleva a pensar que en el entorno de Fernando, a veces con su propio impulso, se pretendió encumbrar los lugares y las circunstancias de su concepción y nacimiento, así como otros sucesos de sus primeros momentos, lo que me conduce a los textos de otros autores (Martín Martínez de Ampiés, Juan Sobrarias). Termino citando algunos datos que prueban que el propio rey se encargó de propalar noticias que engalanaran las circunstancias de su procreación y nacimiento y la propagación oral que se prolongó más tarde, como muestra Garci Rodríguez de Montalvo en el Amadís de Gaula.

EL-PRODIGIOSO-NACIMIENTO-DE-FERNANDOportada