La identidad de Fernando de Rojas

      Comentarios desactivados en La identidad de Fernando de Rojas

En 1584, el licenciado Hernando de Rojas, abogado de la Real Chancillería y nieto de Fernando de Rojas, inició un litigio en ese Tribunal contra la ciudad de Talavera de la Reina <<sobre la prouança ad perpetuam rrey memoriam de su hidalguía>>, para lo que, durante varios meses, presentó como testigos a distintos vecinos de La Puebla de Montalbán. Las respuestas de los testigos atañen directamente a Fernando de Rojas, autor de “La Celestina”, y, pese a tratarse de un proceso tardío, distintos argumentos avalan que nos enfrentamos a testimonios veraces, al contrario de las irregularidades, enemistades y resentimientos personales que afloran en otro proceso de 1616, en el que, con doscientos veintisiete testigos, la Chancillería de Valladolid sometió a un examen genealógico a Juan Francisco Palavesín y Rojas, aspirante a una canonjía en Toledo, en el cual se cita también a Fernando de Rojas. Ahora bien, la mala interpretación de estos y otros datos, unida a argumentos rebuscados y falaces, dio lugar hace años a la fantástica biografía sobre Rojas montada por S. Gilman, en la cual las hipótesis se transforman en tesis mediante la reiteración de suposiciones que, al cabo de repetirse, se presentan como evidencias intocables que chocan con los datos probados y objetivos. Con base en estas premisas, analizo en el artículo las fuentes que permiten diseñar las referencias concretas que cabe asegurar sobre el autor de “La Celestina”, empezando por su nombre (Fernando de Rojas) y el lugar de su nacimiento en La Puebla de Montalbán, confirmado en el acróstico y en varias referencias del siglo XVI y principios del XVII (las «Relaciones geográficas», compiladas desde 1574 por orden de Felipe II, el proceso de 1584, la «Historia de Talavera» de Cosme Gómez de Tejada, en el primer tercio del siglo XVII), lugar que pudo marcar algunos recuerdos paisajísticos y topográficos que por trasposición artística pasaron a “La Celestina”. Su nacimiento se habría producido a mediados de la década de 1470 y, gracias a la indagación documental, conocemos los nombres de sus padres y su condición de hidalgos; el grado de bachiller en leyes, obtenido verosímilmente en la Universidad de Salamanca, adonde habría llegado hacia 1490-1493, y con el que se le cita una y otra vez; su actividad como alcalde, abogado y letrado en Talavera de la Reina desde 1508. También poseemos datos sobre su matrimonio con Leonor Álvarez; sobre sus descendientes y la conexión que algunos siguieron manteniendo con Talavera de la Reina; sobre su biblioteca y sobre su testamento. Su fallecimiento cabe datarlo entre el 3 y el 8 de abril de 1541. Aunque estos datos puedan parecer escasos, resultan suficientes para contextualizar la redacción de la obra; y, por eso, a lo largo de esta misma indagación, toco de pasada varios aspectos (la doble redacción, la fecha de composición, la interpretación de los lectores más cercanos, el presunto judaísmo), a algunos de los cuales he dedicado otros artículos.

La_identidad_de_Fernando_de_Rojas