La «Visión de Amor» de Juan de Andújar

      Comentarios desactivados en La «Visión de Amor» de Juan de Andújar

Rescato aquí un artículo de hace muchos años, perdido en un colectivo cuyo título es del todo ajeno al contenido. Se trata de estudiar una extensa composición (202 versos) de Juan de Andújar, que rotulo <<Visión de amor>>, escrita en la década de 1450 y recopilada en los años sesenta del siglo XV en dos cancioneros napolitanos (los conocidos como de Estúñiga y de Roma), tras cuya confrontación empiezo ofreciendo el texto crítico. Sobre el autor poco cabe inferir, salvo que vivió en Nápoles al servicio de Alfonso V el Magnánimo y allí continuó, al menos un cierto tiempo, durante el reinado de Ferrante, lo que dejó ecos incluso en su lengua castellana, a juzgar por los italianismos que se le escapan. El poema, que se sirve de una forma poco propagada, cuya primera estrofa es una quintilla y la segunda un terceto monorrimo más un verso final que repite la rima de los versos 2, 4 y 5 de la quintilla inicial, desarrolla un tema diversamente planteado por autores anteriores. Se trata, en efecto, de contar en primera persona, la conducción del poeta por Fortuna hasta una inaccesible y cerrada espesura, situada en el mundo de ultratumba, donde contempla a varios personajes, célebres por su comportamiento amoroso, que comparecen ante el tribunal de Justicia demandando su fallo. Pero la Justicia, lejos de emitir el pronunciamiento solicitado, deja la resolución de la sentencia al criterio del <<conde Camarlengo>>, momento en que se oculta la visión y el poeta se dirige al lector invitándole a reflexionar sobre su propia conducta amorosa. Tras estos preliminares, me detengo en el estudio de la estructura de la pieza, organizada con un cuidado meticuloso y, con base en los distintos apartados de la misma, procedo a un detalladísimo análisis literario, en el que examino de manera ordenada aspectos tan disímiles como el procedimiento alegórico, la concepción de la Fortuna como fuerza rectora y dominante, los cultismos lingüísticos, los distintos recursos retóricos, así como los nombres y atributos de los personajes que aparecen en el desfile y que originan un catálogo propio de amantes. En resumen, vengo a concluir que se trata de una composición inspirada en el <<Inferno>> de Dante y en el <<Infierno de los enamorados>> del marqués de Santillana; de ambos proceden la idea genérica, diversos motivos e incluso reminiscencias fraseológicas. Pero Andújar organiza sus materiales, con rigor y minucia, de un modo independiente y, entre otras, establece una diferencia esencial: no escribe un juicio de amor, puesto que no se emite un fallo; tampoco un infierno de amor, porque no hay referencia a castigos o tormentos ni siquiera advertencias contra la pasión. Por ello, se omite cualquier matización moralizadora, por más que cada lector pueda deducirla de la propia valoración que le merezca el catálogo de amantes. Así, el poema se convierte en un juego cortesano, muy propio de la lírica cancioneril, de la que Andújar toma no pocos recursos retóricos y estilísticos. La mención del Camarlengo, por fin, conecta la poesía amorosa con la poesía áulica en un proceder muy característico del autor.

La_Vision_de_Amor_de_Juan_de_Andujar