Los Reyes Católicos y el cine español

      Comentarios desactivados en Los Reyes Católicos y el cine español

El cine no podía ser ajeno al revitalizado interés que, con raíces que remontan al Romanticismo y al positivismo, se produjo por la Edad Media en el siglo XX. Más en concreto, la filmografía histórica nació casi al mismo tiempo que el desarrollo de la industria cinematográfica, pues ya en 1900 se exhibió en Francia la película Jeanne d’Arc, considerada como la primera producción cinematográfica inspirada en el Medievo. Desde entonces hasta la fecha de este artículo algunos sucesos históricos de gran realce y varios personajes notables de la época han servido como fuente de estímulo fílmico, hasta el punto de que en un estudio de 2005 se hablaba de casi quinientos títulos de películas ambientadas en la Edad Media sin incluir en el elenco las <<producciones animadas>>, las <<astracanadas cómicas>> o las rodadas en exclusiva para televisión. A partir de estos presupuestos, indago sobre las películas centradas exclusivamente en los Reyes Católicos y en los acontecimientos cruciales de su reinado, es decir, descarto los filmes sobre textos literarios de la época y los que se ocupan solo de personajes o sucesos relacionados de manera muy tangencial con su reinado; y, como me interesa la contribución del cine español, prescindo, salvo por lo que atañe a una coproducción hispano-portuguesa, de las producidas en el extranjero, aunque las tengo en cuenta a la hora de establecer las conclusiones oportunas. Comienzo, así, exponiendo el catálogo de tales películas, destacando siempre, aparte del título, la fecha y el nombre del director, para pasar luego a un examen conjunto, de acuerdo con el esquema que sigue. 1) Películas españolas relacionadas con los Reyes Católicos, distinguiendo las que se ocupan de ambos o solo de la reina. 2) Películas sobre los avatares de las hijas, distinguiendo una que trata de Catalina de Inglaterra y tres de Juana la Loca. 3) Películas sobre el descubrimiento de América. 4) Astracanadas o visiones humorísticas. El examen de este esquema permite apuntar varias reflexiones que resumo a continuación. 1) En toda la historia del cine solo se ha producido una película con Isabel y Fernando como protagonistas. 2) En toda la historia del cine no existe ninguna película dedicada en exclusiva al Rey Católico. 3) El cine español no ha financiado más que un único filme con la reina Isabel como protagonista. 4) La penuria cinematográfica sobre los Reyes Católicos resulta en extremo llamativa, sobre todo por lo que afecta a los años subsiguientes a la postguerra civil española y a la segunda guerra mundial. Esa escasez contrasta con los sucesivos decretos que se sucedieron desde 1937 para reestructurar los organigramas relacionados con la industria, orientándola a <<un fin de interés nacional>>, a cuyo cumplimiento colaboraron las diversas productoras con películas de estética muy colorista, aunque no con idéntico mensaje, en algunos casos con una cierta burla de la censura, pero todas coincidentes en transmitir la impresión de que la historia de España se hallaba cuajada de personajes épicos que habían representado y defendido en circunstancias muy varias la valía de la raza, la identidad de la nación y el espíritu religioso español. 5) La ausencia fílmica de Fernando e Isabel entre los protagonistas que compendiaban los ideales nacionales durante los años cuarenta y cincuenta del siglo XX lleva a concluir forzosamente que, frente a lo que se pudiera creer, en la época de Franco el cine no fue responsable y ni siquiera contribuyó de modo directo a la forja de un imaginario colectivo sobre los monarcas. 6) El desapego cinematográfico por los Reyes Católicos se prolongó tras la muerte de Franco, de modo que desde 1975 hasta 2009 solo dos filmes habían evidenciado el interés por su figura y de forma muy poco convencional. 7) Entre los hijos de los monarcas solo Catalina y Juana han despertado algún interés entre los cineastas. 8) Desde una producción hispano-francesa de Émile Bourgeois en 1916, aún en la época del cine mudo, la figura de Colón ha llamado la atención de la filmografía, más en el extranjero que en la misma España, con cierta proclividad a los tópicos y a resaltar detalles bebidos en la leyenda negra. 9) Un par de películas, aunque catalogadas en casos como parodia del drama histórico, no pasan de ser prototipos de la farsa y la bufonada. Como consecuencia de estos considerandos, cabe concluir, primero, que el elenco cinematográfico español sobre los Reyes Católicos y su época resulta paupérrimo numéricamente; segundo, que esa cifra raquítica se une a la indigencia temática; y, tercero, que el cine no contribuyó a transmitir ningún tipo de ideología sobre Fernando e Isabel durante la época de Franco, pues los datos son tozudos, aun a costa de contradecir a algunos especialistas afamados. Termino, por fin, preguntándome por qué la filmografía española, en las circunstancias políticas más dispares, ha mostrado tal cicatería hacia unas figuras y un reinado de capital significación en la historia de España, de Europa y del mundo, aunque mi respuesta apenas puede ser sino tentativa.

Los_Reyes_Cato_licos_y_el_cine_espan_ol